• Ana Sancer

El autocuidado tiene dos caras principales, cultivar el bienestar y curar el sufrimiento. En la medida en que cultivemos la primera tendremos más capacidad de sostener la segunda con la fuerza y paciencia que requiere.