• Ana Sancer

Una autoestima sana no consiste en saberse perfecto, sino más bien en amar la humildad en la que nos reconocemos imperfectos, y poder desde ahí hacernos cargo de nuestro propio desarrollo y crecimiento.