• Ana Sancer

Un niño que crece entre adultos incapaces de reconocer sus errores, será un adulto con tendencia a asumir toda aquella culpa que no sea asumida por su entorno. No tener una buena relación con la culpa nos lanzará directamente a sentir culpa por todo o a no ser capaces de asumir la responsabilidad adecuada en cada situación.