• Ana Sancer

Hay momentos en que la vida se vuelve confusa y nos sentimos estancados.

En ese momento es importante ser capaz de pedir ayuda para descubrir o recordar cuál es nuestro propósito esencial.

Tomarnos el tiempo para reflexionar y establecer las prioridades que trazan el camino hasta conseguirlo, es la mejor manera de cultivar nuestra esperanza.